Carta Abierta a Caracol TV

SEÑOR DIRECTOR
CARACOL TELEVISION
En el programa de séptimo día del domingo 24 de agosto se dijeron algunas imprecisiones que paso a enumerárselas.
1- Se dijo que el Dr. Navarro Wolf era el inventor de la ley de Libertad Religiosa cosa que es una mentira y mala información.
A- La ley de libertad religiosa se promulgo en Francia, en la declaración de los derechos del hombre de la Revolución Francesa y en los derechos del hombre promulgados por el precursor de la independencia Colombiana Antonio Nariño.
B- La ley de libertad religiosa, es un Derecho Internacional inalienable de la Declaración de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas.
C- Al hacer persecución contra las Iglesias Cristianas de Colombia ustedes están cometiendo un delito de lesa humanidad el cual puede ser castigado por la corte penal internacional.
D- Una entidad o gobernante que incite a la violencia o masacre contra un grupo religioso, como fue el caso de Slobodan Milosevic, quien no disparo un tiro contra el grupo religioso musulmán en Bosnia, pero incito desde su oficina para que otros lo hicieran; fue luego condenado por la Corte Penal Internacional.
E- Cuando se entra a un templo a filmar o indagar y más, en una reunión religiosa es un delito de profanación religiosa.
F- Cuando se sospecha de irregularidades dentro de un grupo religioso, en primera instancia, se debe seguir el conducto regula; la legislación colombiana nos ampara y nos da la oportunidad del debido proceso, con la presunción de inocencia.
2- Cuando ustedes en una forma despectiva e insultante, hablan de las iglesias de garaje, olvidan que el primer oficio religioso de Santa fe de Bogotá se hizo en una choza pajiza y muchas parroquias hoy en día suntuosas, empezaron bajo latas o tejas de zinc en un parque o en un potrero y aun así, deben ser respetadas.
3- Cuando un sacerdote católico comete una violación sexual a un niño o niña, no se puede atacar a la Iglesia Católica sino al sacerdote como individuo, el cual es responsable de sus actos y debe pagar por ellos.
4- Ustedes debían referirse al pastor estafador, como persona natural y no contra la iglesia, cosa que es un delito internacional.
5- Cuando un sacerdote católico ha cometido un delito, ustedes no han invitado a los televidentes y ciudadanía a denunciar con pruebas, otros delitos similares, como este domingo lo han hecho contra las iglesias cristianas.
6- Para su conocimiento, la libertad Religiosa esta en las Constituciones Nacionales de la República de Colombia, desde la independencia con nuestros LIBERTADORES Simón Bolívar y Santander; pero para no ir tan lejos acérquense a una biblioteca y busquen el libro Constitución Política de la Republica de Colombia de 1886, en su artículo 53 enuncia la ley de libertad Religiosa; que rigió a Colombia hasta la Constitución actual de la República de Colombia de 1991.
7- Desde la Constitución de la república de Colombia de 1886 El estado Colombiano era confesional Católico Romano según los tratados internacionales con el Vaticano o santa sede hasta el año de 1991; ustedes lo pueden leer en los diferentes concordatos religiosos del archivo nacional. Durante más de 100 años, hasta la Constitución política de la república de Colombia de1991, El estado Colombiano pagaba a la iglesia Católica el diez por ciento del Producto interno bruto (PIB) ANUAL para la educación Católica y el sostenimiento de los sacerdotes. Por eso ni sus padres abuelos y tatarabuelos no le pagaron diezmo a la iglesia Católica.
8- El Dr. Pablo Salamanca y ustedes están violando la Constitución Nacional de la Republica de Colombia de 1991 en su Artículo 17 y 18 o sea están cometiendo un delito que da cárcel al perseguir a las Iglesias Cristianas e irse en ristre contra ellas.
9- En el tono de sus expresiones en palabras y gestos de los presentadores de televisión, se les nota el odio religioso contra la iglesia cristiana y esto provocara persecución religiosa y llevara a que seamos atacados con violencia por el público televidente. Ustedes están cometiendo un delito de lesa humanidad internacional y nacionalmente.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos garantiza la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión.
La libertad de culto o libertad religiosa es un derecho fundamental que se refiere a la opción de cada ser humano de elegir libremente su religión, de no elegir ninguna (irreligión), o de no creer o validar la existencia de un Dios (ateísmo y agnosticismo) y ejercer dicha creencia públicamente, sin ser víctima de opresión, discriminación o intento de cambiarla a la fuerza.1
Este concepto va más allá de la simple tolerancia religiosa que permite, como una concesión graciable, el ejercicio de religiones distintas a la impuesta oficialmente, en situaciones de confesionalidad del Estado propias del Antiguo Régimen. En las democracias modernas generalmente el Estado garantiza la libertad religiosa a todos sus ciudadanos, pero en la práctica la elección del credo está dado generalmente por costumbres familiares y sociales, asociándose frecuentemente ciertas sociedades a ciertas religiones. Además las situaciones de discriminación religiosa o intolerancia religiosa siguen siendo muy frecuentes en distintas partes del mundo, registrándose casos de intolerancia, preferencia de una religión sobre otras y persecución a ciertos credos o a quienes no siguen ninguno.
La libertad religiosa es reconocida por el derecho internacional en varios documentos, como el artículo 18 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y el artículo 18 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; el art. 27 de este mismo pacto garantiza a las minorías religiosas el derecho a confesar y practicar su religión. De la misma forma lo hace la Convención de los Derechos del Niño, en su art. 14, y el artículo 9 de la Convención Europea de Derechos Humanos.
La Declaración Universal de los Derechos Humanos, en el citado artículo 18, indica:
Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia.2
CORDIALMENTE
DIEGO FLMINIO MALAVER PULIDO.
LA PREGUNTA ES DONDE ESTAN LOS EDILES, CONCEJALES, ¿REPRESENTANTES A LA CAMARA Y SENADORES
POR LOS CUALES VOTAMOS Y QUE NO PUEDEN HABLAR POR LA IGLESIA CRISTIANA NI HACERLE DEFENSA CON MANSEDUMBRE?

Anuncios

Aunque Te Menosprecien

Por Enrique Monterroza

Quizá la gente te menosprecie porque no vea en ti lo que Dios sí ve en ti, pueda que tengas grandes sueños que quieres alcanzar pero al escuchar el murmullo de los que te rodean esos sueños parecen desaparecer de tu mente. Quizá la gente no entenderá lo que Dios ha puesto en tu corazón, muchos se burlaran de ti, otros te ignoraran y algunos quizá esperaran el momento en el que tropieces para decirte que nunca lo vas a lograr.

A través de la historia vemos a personas que al igual que tu tuvieron grandes sueños y fueron menospreciados por todos menos por Dios. Vemos a un José hijo de Jacob teniendo sueños de grandeza, no porque él lo quisiera, sino porque Dios cumpliría un propósito maravilloso en su vida, sin embargo José era menospreciado por sus hermanos por esos sueños que él tenía, por eso fue vendido por sus hermanos y hecho pasar como muerto, sin embargo con el transcurrir de los años José llego a convertirse en el segundo en Egipto después de Faraón. A pesar de ser desechado por sus hermanos, Dios cumplió su propósito en él.
David, un joven pastor de ovejas y cantor, llega al campamento de sus hermanos mientras existe una guerra, escucha como un gigante llamado Goliat atemoriza a todo el ejercito israelita y menosprecia a su Dios, ese joven se arma de valor para pelear en contra de ese gigante, Goliat lo menosprecia al ver su juventud y su corta estatura en comparación con él, sin embargo Dios usa a ese joven menospreciado para derrotar a ese gigante “invencible”.

Nuestro Señor Jesús, un hombre manso y humilde, con palabras llenas de sabiduría y vida, fue menospreciado por la gente de su tiempo, burlado, castigado y crucificado, sin embargo Dios lo levanto al tercer día venciendo a la muerte. Dios cumplió el propósito en él y gracias a él ahora podemos tener vida y vida en abundancia.
Pueda que te sientas menospreciado, pueda que la gente se burle de ti, pueda que en momentos creas que tus sueños no se cumplirán o aquella promesa que Dios un día te hizo no se llegará a concretar, sin embargo a pesar de todo lo que tu mente te quiera hacer creer hay una verdad irrefutable y es que DIOS CUMPLIRA SU PROPOSITO EN TI, aun cuando todos se burlen o te menosprecien, Dios levantará tu cabeza en alto y cumplirá su propósito en ti.

El salmista David escribió:
“Pero tú, confía en Dios y cumple su voluntad. Él te pondrá muy en alto y te dará la tierra prometida. ¡Ya verás con tus propios ojos cuando los malvados sean destruidos!”
Salmos 37:34 (Traducción en lenguaje actual)
Hoy quiero animarte a que los comentarios negativos de la gente que te rodea no hagan efecto en tu fe, esa fe que te llevará a ver cumplido aquellos sueños y anhelos que un día tuviste, porque cuando le crees a Dios, Él cumple.
No te desanimes por el menosprecio, al contrario, que el menosprecio te sea una motivación para demostrar que Dios no se equivoco al escogerte para llevar a cabo ese plan en tu vida, lucha como cual guerrero por su vida, no dejes que te roben los sueños ni que los destruyan, no permitas que la gente dicte tu futuro, porque quien lo tiene planeado y lo cumplirá es DIOS.
¡Sigue Adelante! ¡No te detengas!
“El Señor llevará a cabo los planes que tiene para mi vida, pues tu fiel amor, oh Señor, permanece para siempre. No me abandones, porque tú me creaste.”
Salmos 138:8 (Nueva Traducción Viviente)

Autor: Enrique Monterroza
Escrito el 26 de Agosto de 2013
Escrito originalmente para http://www.destellodesugloria.org

¡Dan Ganas de Llorar!

El precio de predicar el Evangelio y que pagaron los Apóstoles y los primeros cristianos los condujo al mismo final que a su Maestro y Señor: Pablo, Jacobo, y Judas, murieron decapitados. Pedro, Felipe, y Andrés, murieron crucificados. Esteban murió apedreado. Matías, murió Apedreado y decapitado. Marcos, murió después de ser arrastrado y apedreado. Mateo, murió traspasado con una alabarda. Jacobo (hermano del Señor), fue golpeado, apedreado y le abrieron el cráneo con un garrote de batanero. Tomás, murió alanceado.

Que diferencia tan grande con estos “apóstoles modernos” que no sólo se dedican a construir su “propio reino en esta tierra” sino que se aseguran muy bien “protegidos por guarda espaldas con cara de matones” y pagan extorsiones a los delincuentes que los amenazan. Apóstoles fraudulentos que sólo saben pedir pero no aprendieron a dar, a costa de la miseria de sus propios seguidores. Triste, tan triste todo esto que dan ganas de llorar.

JO Tejeiro R

Cómo Proteger Su Iglesia

Han sido unidos con paz a través del Espíritu; esfuércense por continuar de esta manera. Efesios 43 (NCV)

Más que todo, dejen que el amor guíe sus vidas, porque entonces la iglesia entera se mantendrá unida en perfecta armonía. Colosenses 314 (LB)

Es su trabajo proteger la unidad de su iglesia. La unidad de la iglesia es tan importante que el Nuevo Testamento le pone más énfasis a esto que al cielo o al infierno. Dios desea profundamente que experimentemos unidad y armonía unos con otros. La unidad es el alma de la comunión. Si la destruye, le arranca el corazón al Cuerpo de Cristo. Es la esencia, el centro de cómo Dios quiere que experimentemos la vida juntos en su iglesia. El modelo supremo de la unidad para nosotros es la Trinidad. El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo están completamente unificados como uno. Dios es el ejemplo supremo del amor que se sacrifica, de la concentración humilde en otros y de la armonía perfecta. Al igual que todo padre de familia, nuestro Padre celestial se deleita en ver que sus hijos se llevan bien entre sí. En los momentos finales antes de su arresto, Jesús oró apasionadamente por nuestra unidad. 1 Nuestra unidad era lo que más ocupaba su mente durante esas horas de agonía. Eso demuestra qué tan importante es este tema. No hay nada más valioso para Dios en esta tierra que Su iglesia. El pagó el precio más alto por ella y la quiere protegida, especialmente del daño destructor que es causado por la división, el conflicto y la falta de armonía. Si es parte de la familia de Dios, es su responsabilidad proteger la unidad de su grupo y de su congregación. Jesús le ha dado la comisión de hacer todo lo posible para preservar la unidad del grupo, proteger el grupo y promover la armonía en su familia eclesial y entre todos los creyentes. La Biblia dice, “Esfuércense por mantener la unidad del Espíritu a través del vínculo de paz.” 2

¿Cómo debemos de hacer esto?
La Biblia nos da consejos prácticos. Concéntrese en lo que tiene en común con otros, no en las diferencias.
Pablo nos dice, “Concentrémonos en las cosas que producen la armonía y el crecimiento de nuestro carácter.” 3 Como creyentes tenemos en común a un Señor, un cuerpo, un propósito, un Padre, un Espíritu, una esperanza, una fe, un bautismo y un amor. 4 Compartimos la misma salvación, la misma vida y el mismo futuro – estos son factores de mucha más importancia que cualquier diferencia que podríamos enumerar. Estos son los asuntos en que deberíamos de concentrarnos, no en nuestras diferencias. Tenemos que recordar que fue Dios el que escogió darnos diferentes personalidades, historias, razas y preferencias. Por tanto deberíamos de valorar y deleitarnos de esas diferencias y no meramente tolerarlas. Lo que Dios quiere es la unidad, no la uniformidad. Pero por el bien de la unidad, nunca debemos de dejar que las diferencias nos dividan. Tenemos que mantenernos concentrados en lo que más importa – aprender a amarnos los unos a otros como Cristo nos ha amado y cumplir los cinco propósitos que Dios tiene para cada uno de nosotros y para Su iglesia. En general, el conflicto es una señal que el enfoque se ha movido a asuntos menos importantes, a cosas que la Biblia llama “cuestiones necias.” 5 Cuando nos enfocamos en personalidades, preferencias, interpretaciones, estilos o métodos, siempre ocurre la división. Pero si nos concentramos en amarnos los unos a los otros y en cumplir los propósitos de Dios, lo que resulta es la armonía. Pablo suplicó por esto: “Dejen que haya verdadera armonía para que no haya divisiones en la iglesia. Les suplico que tengan la misma mente, unidos en pensamiento y propósito.” 6

Sea realista con sus expectaciones.
Una vez que descubre lo que Dios quiere que sea la comunión genuina, es fácil sentirse desanimado por el casmo que hay en su iglesia entre lo ideal y lo actual. Sin embargo, tenemos que amar apasionadamente a la iglesia a pesar de sus imperfecciones. Anhelar el ideal mientras se critica negativamente lo actual es evidencia de inmadurez. Por otro lado, conformarse con lo actual sin tratar de alcanzar el ideal es complacencia. La madurez es vivir con esta tensión. Otros creyentes lo van a desilusionar y a decepcionar, pero esta no es una excusa para dejar de tener comunión con ellos. Ellos son su familia, aún cuando ellos actúen como si no lo fuesen y no puede así por así abandonarlos. Al contrario, Dios nos dice, “Sean pacientes los unos con los otros, siendo tolerantes unos con otros de sus fallas porque se aman” 7

La gente se desilusiona con la iglesia por muchas razones entendibles. La lista podría ser bastante larga: conflicto, heridas, hipocresía, negligencia, mezquindad, legalismo y otros pecados. En lugar de asombrarnos y sorprendernos, tenemos que recordar que la iglesia está formada de verdaderos pecadores, incluyéndonos a nosotros mismos. Porque somos pecadores, nos herimos los unos a los otros, a veces intencionalmente y algunas veces sin querer. Pero en vez de dejar la iglesia, necesitamos quedarnos y resolver las cosas si es de algún modo. La reconciliación, y no que salgamos corriendo, es el camino a un carácter más robusto y a una comunión más profunda. Separarse de su iglesia cuando ve la primera señal de decepción o desilusión es una marca de inmadurez. Dios tiene cosas que quiere enseñarle a usted y a otros también. Después de todo, no hay iglesia perfecta donde se pueda escapar.
Cada iglesia tiene su propio conjunto de debilidades y problemas. Pronto se sentirá otra vez desilusionado. Groucho Marx tenía la fama de decir que no le gustaría pertenecer a ningún club que lo aceptara como socio. Si una iglesia tiene que ser perfecta para que lo satisfaga, esa misma perfección lo excluiría a usted de su membresía, ¡porque usted no es perfecto! Dietrich Bonhoeffer, un pastor alemán que sufrió martirio por resistir a los nazis, escribió un libro clásico sobre la comunión, Life Together [La Vida Juntos]. En este libro, él sugiere que la desilusión con nuestra iglesia local es una buena cosa porque destruye las expectaciones falsas de perfección. Cuanto más pronto abandonemos la ilusión que una iglesia tiene que ser perfecta para que la amemos, más pronto dejaremos de fingir y empezaremos a admitir que todos somos imperfectos y también necesitados de la gracia. Este es el comienzo de la comunidad genuina.
Toda iglesia podría poner un rótulo que dice, “Ninguna persona perfecta necesita venir aquí. Este lugar es solamente para aquellos que admiten que son pecadores, que necesitan gracia y que quieren crecer.” Bonhoeffer dijo, “Quien prefiere su propio sueño de comunidad más que la comunidad cristiana misma se convierte en un destructor de la comunidad cristiana… Debemos de dar gracias a Dios diariamente por la comunidad cristiana a la que pertenecemos, aún cuando no estemos teniendo una gran experiencia o no hayan riquezas que descubrir sino que más bien haya mucha debilidad, poca fe y dificultades; y si, al contrario, nos estamos quejando de que todo es anímico y trivial entonces estamos impidiendo que Dios haga crecer nuestra comunidad.” 8

Escoja alentar en vez de criticar. Siempre es más fácil quedarse sentado y criticar a los que están sirviendo que participar y hacer una contribución. Dios nos advierte repetidamente que no nos critiquemos, no nos comparemos y que no nos juzguemos. 9 Cuando critica lo que otro creyente está haciendo en fe y con convicción sincera, está interfiriendo en los asuntos de Dios: “¿Qué derecho tienes de criticar al siervo de otro? Sólo su Señor puede decidir si lo que está haciendo es correcto.” 10 Pablo agrega que no debemos de tomar la postura de juzgar o de actuar como si somos superiores a otros creyentes cuyas condiciones son diferentes a las nuestras: “¿Por qué entonces criticas las acciones de tu hermano? ¿Por qué tratar de hacerlo que se vea inferior? Todos seremos juzgados un día, no por las normas de otros – ni por ni siquiera las mías – sino por las normas de Cristo.” 11

Cuando me pongo a juzgar a otro creyente, al instante ocurren cuatro cosas:
– pierdo mi comunión con Dios,
– expongo mi propio orgullo e inseguridad,
– me pongo en la posición de ser juzgado por Dios
– y daño la comunión de la iglesia.

Un espíritu de crítica es un vicio costoso. La Biblia llama a Satanás “el acusador de nuestros hermanos.” 12 El trabajo de Satanás es acusar, quejarse y criticar a los miembros de la familia de Dios. Cada vez que hacemos lo mismo, estamos siendo embaucados en hacer el trabajo de Satanás en su lugar. Recuerde, otros cristianos, no importa cuanto esté en desacuerdo con ellos, no son el verdadero enemigo. El tiempo que pasamos comparando o criticando a otros cristianos es tiempo que debería de haber sido usado para edificar la unidad de nuestra comunidad. La Biblia dice, “Acordemos en usar todas nuestras energías para llevarnos bien entre nosotros. Ayuden a otros con palabras alentadoras; no los desanimen con sus críticas negativas.” 13

Rehúse escuchar chismes.
Chismorrear es divulgar información cuando usted no es parte del problema ni parte de la solución. Usted sabe que decir chismes es malo pero tampoco debería de oírlos, si es que quiere proteger su iglesia. Escuchar chismes es como aceptar mercancía robada y eso lo hace igualmente culpable del crimen. Cuando alguien quiera contarle un chisme tenga el valor de decir, “Hágame el favor de parar. No necesito saber esto. ¿Ha hablado directamente con esa persona?” Las personas que le cuentan chismes a usted también contarán chismes acerca de usted. No se puede confiar en ellas. Si se pone a oír chismes, Dios dice que usted es una persona que causa problemas. 14 “El malhechor escucha a los malhechores.” 15 “Estos son los que dividen iglesias, pensando sólo en ellos mismos.” 16 Es triste que en el rebaño de Dios las peores heridas vienen de otras ovejas, no de los lobos. Pablo advirtió acerca de “cristianos caníbales” que “se devoran unos a otros” y que destruyen la comunidad. 17 La Biblia dice que esta clase de malhechores debería de ser evitada. “Un chismoso revela secretos; por lo tanto, no te asocies con un cuentista.” 18 La manera más rápida de acabar un conflicto en la iglesia o en un grupo es confrontar amorosamente a aquellos que andan diciendo chismes e insistir que dejen de hacerlo. Salomón señaló, “El fuego se apaga por falta de leña y las tensiones desaparecen cuando el chisme se acaba.” 19

Practique el método de Dios para resolver conflictos.

Además de los principios mencionados en el capítulo anterior, Jesús dio a la iglesia un simple proceso de tres pasos: “Si un compañero creyente te hiere, ve y díselo – resuélvanlo entre los dos. Si te escucha, te has ganado un amigo. Si rehúsa escucharte, llévate contigo a uno o dos para que la presencia de los testigos mantenga todo en la verdad e inténtalo otra vez. Y si aún así no te escucha, díselo a la iglesia.” 20 Durante un conflicto, es tentador quejarse a una tercera persona en lugar de decir la verdad valientemente en amor a la persona con la que se está disgustada. Esto pone las cosas peor. Es mejor que se vaya directamente a la persona con la que tiene el problema. Confrontar en privado es siempre el primer paso y lo debería de tomar tan pronto como sea posible. Si no es capaz de resolver las cosas entre los dos, el siguiente paso es traer a uno o dos testigos que ayuden a confirmar el problema y a reconciliar la relación. ¿Qué debería de hacer si la persona persiste en su obstinación? Jesús dice que presente el problema a la iglesia. Si la persona todavía rehúsa, aún después de esto, debería de tratar a la persona como un no creyente. 21

Apoye a su pastor y a sus líderes.
No hay líderes perfectos, pero Dios le da a los líderes la responsabilidad y la autoridad de mantener la unidad de la iglesia. Durante conflictos interpersonales hacer eso es un trabajo que nadie agradece. Muy a menudo, los pastores tienen la desagradable tarea de servir de mediadores entre miembros que están heridos, son conflictivos o son inmaduros. Se les da también la imposible tarea de tratar de hacer a todos felices, ¡algo que ni siquiera Jesús podría hacer! La Biblia es clara acerca de cómo hemos de relacionarnos con aquellos que nos sirven: “Respondan a sus líderes pastorales. Escuchen sus consejos. Ellos están alertas a la condición de sus vidas y trabajan bajo la supervisión estricta de Dios. Contribuyan al gozo de su liderazgo, no a su pesadez. ¿Por qué les gustaría hacer todo más difícil para ellos?” 22 Un día los pastores estarán ante Dios y rendirán cuentas de qué tan bien velaron por usted. “Ellos velan por ustedes como hombres que tienen que rendir cuentas.” 23 Pero usted también es responsable. Usted rendirá cuentas a Dios de qué tan bien siguió a sus líderes. La Biblia le da a los pastores instrucciones muy específicas sobre cómo deben tratar a las personas que causan divisiones en la comunidad. Ellos deben evitar argüir, deben de enseñar delicadamente a la oposición mientras oran que cambien, deben advertir a los que son argumentativos, deben rogar que haya armonía y unidad, deben reprender a los que son irrespetuosos con el liderazgo y deben remover de la iglesia a las personas que causan divisiones si ignoran dos amonestaciones. 24

Protegemos la comunidad cuando honramos a aquellos que nos sirven por medio del liderazgo. Los pastores y los ancianos necesitan nuestras oraciones, nuestro aliento, nuestro aprecio y nuestro amor. Se nos ordena: “Honren a aquellos líderes que trabajan muy duro por ustedes, que han sido dados la responsabilidad de exhortarlos y guiarlos en su obediencia. ¡Cólmenlos con aprecio y amor!” 25 Lo reto a que acepte su responsabilidad de proteger y promover la unidad de su iglesia. Ponga todo de su parte en ello, y Dios quedará complacido. No siempre será fácil. Algunas veces tendrá que hacer lo que más le conviene al Cuerpo, no a usted, demostrando así su preferencia por otros. Esta es una de las razones por la que Dios nos pone en una familia eclesial – para aprender a no ser egoístas. Cuando estamos en comunidad aprendemos a decir “nosotros” en lugar de “yo”, y “nuestro” en lugar de “mío”. Dios dice, “No piensen sólo en su propio bien. Piensen en otros cristianos y en qué es lo mejor para ellos.” 26 Dios bendice a las iglesias que son unidas. En la iglesia Saddleback cada miembro firma un pacto que incluye una promesa de proteger la unidad de nuestra congregación. Como resultado, nuestra iglesia nunca ha tenido un conflicto que la divida. Y de igual importancia es que, como la iglesia es una comunidad amorosa y unida, ¡mucha gente quiere ser parte de ella! En los últimos siete años la iglesia ha bautizado a más de 9100 nuevos creyentes. Cuando Dios tiene un montón de bebés creyentes que quiere dar a luz, El busca la iglesia incubadora más cálida que pueda encontrar. ¿Qué está haciendo personalmente para que su familia eclesial sea más cálida y amorosa? Hay muchas personas en su ciudad que están buscando amor y un lugar donde pertenecer. La verdad es que todos necesitamos y queremos ser amados, y cuando la gente encuentra una iglesia donde los miembros genuinamente se aman y se cuidan unos a otros, se tendría que poner candados a las puertas para que la gente se mantenga alejada.

Pensando En Mi Propósito Un Punto Para Reflexionar: Es mi responsabilidad proteger la unidad de mi iglesia.
Un Versículo Para Recordar: “Concentrémonos en las cosas que producen armonía y el crecimiento de nuestro carácter.” Romanos 14:19 (Ph)
Una Pregunta Para Considerar: ¿Qué estoy haciendo personalmente para proteger la unidad de mi familia eclesial en este momento?

Notas 13. Romanos 14: 19 (Msg). 1. Juan 17: 20-23.
2. Efesios 4: 3 (NIV).
3. Romanos 14: 19 (Ph).
4. Romanos 10: 12; 12: 4-5; 1 Corintios 1: 10; 8: 6; 12: 13; Efesios 4: 4; 5:
5 Filipenses 2: 2. 5. Romanos 14: 1; 2 Timoteo 2:23.
6. 1 Corintios 1: 10 (NLT).
7. Efesios 4: 2 (NLT).
8. Dietrich Bonhoeffer, Life Together [La Vida Juntos] (New York: HarperCollins, 1954).
9. Romanos 14: 13; Santiago 4: 11; Efesios 4: 29; Mateo 5: 9; Santiago 5: 9.
10. Romanos 14: 4 (CEV).
11. Romanos 14: 10 (Ph).
12. Apocalipsis 12:10.
14. Proverbios 17: 4; 16:28; 26: 20; 25: 9; 20:19.
15. Proverbios 17: 4 (CEV).
16. Judas 1: 19 (Msg).
17. Gálatas 5: 15 (Amp).
18. Proverbios 20: 19 (NRSV).
19. Proverbios 26: 20 (LB).
20. Mateo 18: 15-17a (Msg).
21. Mateo 18: 17; 1 Corintios 5: 5.
22. Hebreos 13: 17 (Msg).
23. Hebreos 13:17 (NIV).
24. 2 Timoteo 2: 14, 23-26; Filipenses 4: 2; Tito 2: 15-3: 2, 10-11.
25. 1 Tesalonicenses 5: 12-13a (Msg).
26. 1 Corintios 10: 24 (NLT

Tomado de Una Vida Con Propósito
Rick Warren

Restaurando La Comunión Rota

[Dios] ha restaurado nuestra relación con él a través de Cristo y nos ha dado este ministerio de restaurar relaciones. 2 Corintios 518 (GWT)

Siempre vale la pena restaurar las relaciones. Porque si de lo que se trata la vida es aprender a cómo amar, Dios quiere que valoremos las relaciones y que hagamos el esfuerzo de mantenerlas en vez de descartarlas cuando haya un rompimiento, una herida o un conflicto. De hecho, la Biblia nos dice que Dios nos ha dado el ministerio de restaurar relaciones. 1 Por esta razón, gran parte del Nuevo Testamento es dedicado a enseñarnos a cómo llevarnos bien con otros. Pablo escribió, “Si han sacado algo del todo de seguir a Cristo, si su amor ha hecho alguna diferencia en sus vidas, si estar en una comunidad del Espíritu significa algo para ustedes… Pónganse de acuerdo entre ustedes, ámense, sean amigos desde lo más profundo.” 2 Pablo enseñó que nuestra habilidad de llevarnos bien con otros es una marca de la madurez espiritual. 3 Ya que Cristo quiere que su familia sea conocida por el amor que nos tenemos, 4 la comunión rota es un testimonio deshonroso a los no creyentes. Por eso es que Pablo sentía mucha vergüenza que los miembros de la iglesia en Corinto se estaban dividiendo en facciones pleitistas e incluso se estaban citando a corte.

El escribió, “¡Deberían de tener vergüenza! Estoy seguro que tiene que haber al menos una persona sabia en la comunidad de ustedes que pueda resolver una disputa entre cristianos.” 5 El estaba asombrado que no había nadie con suficiente madurez para resolver el conflicto pacíficamente. En la misma carta él dijo, “Pondré esto con toda la convicción que puedo: tienen que llevarse bien entre ustedes.” 6 Si quiere la bendición de Dios en su vida y si quiere ser conocido como un hijo de Dios, tiene que aprender a ser un forjador de paz. Jesús dijo, “Dios bendice a aquellos que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios.” 7 Note que Jesús no dijo, “Benditos sean los que aman la paz”; todos queremos paz. Tampoco dijo, “Benditos son los que están en paz,” los que nunca son perturbados por nada. Jesús dijo, “Benditos son aquellos que trabajan por la paz” – aquellos que activamente buscan cómo resolver conflictos. Los forjadores de paz son raros porque forjar la paz es un trabajo difícil. Debido a que fue formado para ser parte de la familia de Dios y que el segundo propósito de su vida en la tierra es aprender a cómo amar y relacionarse con otros, una de las habilidades más importantes que puede desarrollar es cómo hacer la paz. Desdichadamente, la mayoría de nosotros nunca fuimos enseñados a cómo resolver conflictos. Forjar la paz no es evitar el conflicto. Huir de un problema, pretender que no existe o tener miedo de hablar de él es en realidad cobardía. Jesús, el Príncipe de la Paz, nunca le tuvo miedo al conflicto. En ocasiones lo provocaba por el bien de todos. A veces necesitamos evitar el conflicto, a veces necesitamos crearlo y a veces necesitamos resolverlo. Por eso es que tenemos que pedir continuamente por la dirección del Espíritu Santo. Forjar la paz tampoco es apaciguar. Que siempre cedamos, que nos dejemos pisotear y que permitamos que otros nos arrollen no es lo que Jesús tenía en mente. El rehusó ceder en muchos asuntos, manteniendo su posición en la presencia de una oposición malvada.

Cómo Restaurar una Relación Como creyentes,

Dios “nos ha llamado a reconciliar nuestras relaciones los unos con los otros.” 8 Aquí tiene siete pasos bíblicos para restaurar la comunión: Hable con Dios antes de hablar con la persona. Discuta el problema con Dios. Si primero ora acerca de conflicto en lugar de ir y contárselo como chisme a un amigo, a menudo descubrirá que Dios o bien cambia su corazón o bien cambia a la otra persona sin su ayuda. Todas las relaciones serían más placenteras si tan solo orara más por ellas. Así como David hizo con sus salmos, así usted use la oración para desahogarse verticalmente. Dígale a Dios sus frustraciones. Ruegue a Dios. El nunca se sorprende o se molesta de su enojo, su herida, su inseguridad o de cualquier otra emoción. Por tanto dígale exactamente cómo se siente. La mayoría de los conflictos tienen su raíz en necesidades que no han sido satisfechas. Algunas de estas necesidades sólo pueden ser satisfechas por Dios. Cuando tiene la expectación de que alguien – un amigo, un cónyuge, su jefe o un miembro de su familia – satisfaga una necesidad que sólo Dios puede satisfacer, se está exponiendo a la desilusión y a la amargura. Nadie puede satisfacer todas sus necesidades excepto Dios.

El apóstol Santiago apuntó que muchos de nuestros conflictos son causados por la falta de oración: “¿Qué causa enemistades y riñas entre ustedes?… quieren algo y no lo obtienen… No tienen porque no se lo piden a Dios.” 9 En lugar de depender de Dios, dependemos de otros para hacernos felices y después nos enojamos cuando nos fallan. Dios dice, “¿Por qué no vienes a mí primero?” Siempre tome la iniciativa. No importa si usted fue el que ofendió o el que fue ofendido: la expectación de Dios es que usted tome el primer paso. No espere que la otra persona lo haga. Usted vaya primero. Restaurar la comunión rota es tan importante que Jesús mandó que tuviera prioridad antes de la adoración del grupo. El dijo, “Si entras a tu lugar de adoración y cuando estás a punto de hacer una ofrenda, de pronto recuerdas un rencor que un amigo tiene contra ti, abandona tu ofrenda, sal inmediatamente, visita a este amigo y haz lo que se debe hacer. Entonces, y solamente entonces, regresa y arregla tus cosas con Dios.” 10 Cuando la comunión está lastimada o rota planee una conferencia de paz inmediatamente. No lo prorrogue, no haga excusas y no prometa que lo hará algún día. Ponga en su agenda que tendrá una reunión cara a cara lo más pronto posible. La demora sólo profundiza el resentimiento y pone las cosas peor. Cuando hay un conflicto, el tiempo no sana nada; sólo causa que la herida se infecte más. Tomar acción de inmediato también le reduce su daño espiritual.

La Biblia dice que el pecado, incluyendo el conflicto que no ha sido resuelto, bloquea nuestra comunión con Dios y no permite que nuestras oraciones sean contestadas, 11 aparte de hacernos sentir miserables. A Job le recordaron sus amigos, “Estar extremadamente preocupado con el resentimiento es una tontería, es una insensatez” y “Solo te estás haciendo daño a ti mismo con tu enojo.”12
El éxito de una conferencia de paz muchas veces depende de escoger el lugar correcto y la hora oportuna. No se reúnan cuando uno de los dos está cansado o apresurado o cuando pueden ser interrumpidos. El mejor momento es cuando ambos se sienten en un óptimo estado de ánimo. Simpatice con los sentimientos del otro. Use sus oídos más que su boca. Antes de atentar resolver cualquier desacuerdo, primero tiene que oír los sentimientos de la persona. Pablo aconsejó, “Estén en vigía por los intereses de otros, no sólo por los suyos propios.” 13 La frase “estén en vigía” es el vocablo griego skopos, que es de donde provienen las palabras telescopio y microscopio. Significa ¡ponga cuidadosa atención! Concéntrese en los sentimientos del otro, no en los hechos. Comience con la simpatía, no con las soluciones. Al principio no trate de evitar hablar acerca de cómo se siente la otra persona. Solo escuche y déjela desahogarse emocionalmente sin usted ponerse a la defensiva. Asienta con su cabeza que usted comprende aunque no esté de acuerdo. Los sentimientos no son siempre infalibles o lógicos. De hecho, el resentimiento nos hace actuar y pensar irracionalmente.

David admitió, “Cuando mis pensamientos eran amargos y mis sentimientos estaban heridos, era tan estúpido como un animal.” 14 Todos actuamos como bestias cuando estamos heridos. En contraste, la Biblia dice, “La sabiduría de un hombre le da paciencia; su gloria es pasar por alto una ofensa.” 15 La paciencia viene de la sabiduría y la sabiduría viene de oír la perspectiva de otros. Lo que está diciendo al ponerse a escuchar es: “Valoro tu opinión, nuestra relación me interesa y eres importante para mí.” El dicho popular es verdadero: A las personas no les importa lo que sabemos, hasta que sepan que nos importan. Para restaurar la comunión “tenemos que cargar ‘la carga’ de ser considerados con las dudas y temores de otros… Complazcamos al otro y no a nosotros mismos y hagamos lo que es para su bien.” 16 Es un sacrificio absorber pacientemente el enojo de otros, especialmente si es sin razón. Pero recuerde, esto es lo que Jesús hizo por usted. El aguantó el enojo malicioso y sin fundamento para salvarle: “Cristo no trató de complacerse… como dice la Escritura: Los insultos de aquellos que te insultan caen sobre mí.” 17

Confiese su parte en el conflicto. Si quiere en serio restaurar una relación, debería de empezar con admitir sus propios errores o pecados. Jesús dijo que esta es la manera de ver más claras las cosas: “Primero sácate la viga de tu propio ojo; tal vez después verás lo suficientemente bien como para sacar la astilla del ojo de tu amigo.” 18 Ya que todos tenemos un punto ciego, puede que necesite pedirle a una tercera persona que le ayude a evaluar sus propias acciones antes de reunirse con la persona con quien tiene el conflicto. También pídale a Dios que le muestre cuánto del problema es su culpa. Pregunte, “¿Soy yo el problema? ¿Estoy siendo irrazonable, insensitivo o muy sensitivo?” La Biblia dice, “Si declaramos que estamos libre de pecado, solamente nos estamos engañando a nosotros mismos.” 19 La confesión es una herramienta poderosa para la reconciliación. La manera en que manejamos un conflicto muchas veces produce una herida mayor que el problema original. Cuando empieza a admitir humildemente sus errores, neutraliza el enojo de la otra persona y desarma su ataque porque probablemente ella esperaba que usted estuviera a la defensiva. No se excuse ni eche la culpa; simplemente acepte cualquier papel que haya jugado en el conflicto. Acepte su responsabilidad por sus errores y pida perdón. Ataque el problema, no la persona. No puede resolver el problema si está obsesionado con echar la culpa. Tiene que escoger entre los dos.

La Biblia dice, “Una respuesta amable neutraliza el enojo; pero una lengua cortante prende un carácter incendiario.” 20 Nunca podrá comunicar su punto de vista si es cortante, por tanto escoja sus palabras sabiamente. Una respuesta suave es siempre mejor que una respuesta sarcástica. Para resolver conflictos, cómo lo dice es tan importante como qué dice. Si lo dice ofensivamente, será recibido defensivamente. Dios nos dice, “Una persona sabia y madura es conocida por su comprensión. Cuanto más placenteras sus palabras, más persuasiva es.” 21 Ser fastidioso nunca funciona. Nunca será persuasivo si es abrasivo. Durante la Guerra Fría, los EE.UU. y la Unión Soviética acordaron que algunas armas eran tan destructivas que nunca iban a ser usadas. Hoy, las armas químicas y biológicas han sido prohibidas y los arsenales de armamento nuclear están siendo reducidos y destruidos. Por el bien de la comunión, tiene que destruir su arsenal de armas nucleares relacionales, tales como acusar, menospreciar, comparar, usar nombres ofensivos, insultar, hablar condescendientemente y ser sarcástico. Pablo lo resume de esta manera: “No usen palabras dañinas sino que solo palabras constructivas, el tipo de palabras que edifican y que proveen lo que se necesita, para que lo que digan le haga el bien a los que les escuchan.” 22 Coopere en lo más que pueda. Pablo dijo, “Hagan todo lo posible de su parte para vivir en paz con todos.” 23 La paz siempre tiene un precio. A veces nos cuesta nuestro orgullo; frecuentemente nos cuesta nuestro egocentrismo.

Por el bien de la comunión, haga lo mejor que pueda para llegar a un arreglo, ajustarse a otros y mostrar preferencia por las necesidades del otro. 24 Una paráfrasis de la séptima bienaventuranza de Jesús dice, “Eres bendito cuando puedes mostrarle a otros cómo cooperar en vez de competir o pelear. Entonces es cuando descubres quién eres en realidad y cuál es tu lugar en la familia de Dios.” 25 Enfatice la reconciliación, no la resolución. No es realista esperar que todos estén de acuerdo con todo. La reconciliación lo enfoca en la relación mientras que la resolución lo enfoca en el problema. Cuando nos enfocamos en la reconciliación, el problema pierde su importancia y muchas veces se hace irrelevante. Podemos reestablecer una relación aún cuando somos incapaces de resolver nuestras diferencias. Muchas veces los cristianos tienen desacuerdos legítimos y verdaderos y opiniones diferentes, pero podemos tener diferentes puntos de vista sin ser pleitistas. Un mismo diamante se ve diferente desde diferentes ángulos. La expectación de Dios es que haya unidad, no uniformidad, y podemos caminar juntos sin necesidad de que veamos cada asunto de la misma manera. Como resultado de lo que ha leído en este capítulo, ¿a quién necesita contactar? No se dilate un segundo. Haga una pausa en este momento y háblele a Dios acerca de esta persona. Después tome el teléfono y comience el proceso. Estos siete pasos son simples pero no son fáciles. Mucho esfuerzo es necesario para restaurar una relación. Por eso es que Pedro nos instó urgentemente, “Trabajen duro por vivir en paz con otros.” 26 Porque cuando trabaja por la paz, está haciendo lo que Dios haría. Por eso es que a los que hacen la paz, Dios los llama sus hijos

Pensando En Mi Propósito Un Punto Para Reflexionar: Siempre vale la pena restaurar las relaciones.

Un Versículo Para Recordar: “Hagan todo lo posible de su parte para vivir en paz con todos.” Romanos 1218 (TEV)
Una Pregunta Para Considerar: ¿Con quien necesito hoy restaurar una relación rota?
Notas 1.
2 Corintios 5: 18 (GWT).
2. Filipenses 2: 1-2 (Msg).
3. Romanos 15: 5 (Msg).
4. Juan 13:35.
5. 1 Corintios 6: 5 (TEV).
6. 1 Corintios 1: 10 (Msg).
7. Mateo 5: 9 (NLT).
8. 2 Corintios 5: 18 (Msg).
9. Santiago 4: 1-2 (NIV).
10. Mateo 5: 23-24 (Msg).
11. 1 Pedro 3: 7; Proverbios 28: 9.
12. Job 5: 2 (TEV); 18: 4 (TEV).
13. Filipenses 2: 4 (TEV).
14. Salmo 73: 21-22 (TEV).
15. Proverbios 19:11 (NIV).
16. Romanos 15: 2 (LB).
17. Romanos 15: 3 (NJB).
18. Mateo 7: 5 (NLT).
19. 1 Juan 1: 8 (Msg).
20. Proverbios 15: 1 (Msg).
21. Proverbios 16: 21 (TEV).
22. Efesios 4: 29 (TEV).
23. Romanos 12: 18 (TEV).
24. Romanos 12: 10; Filipenses 2: 3.
25. Mateo 5: 9 (Msg).
26. 1 Pedro 3:11 (NLT).
27. Mateo 5: 9

Tomado de Una Vida Con Propósito
Rick Warren

El Capital Más Importante de Amip

Por J Omar Tejeiro R.

¿Factor Clave?

El mundo entero y los gobiernos de la tierra están preocupados por la economía, ellos consideran el dinero como el factor clave, mientras son sordos a la voz de Cristo, quien dijo: “No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan. Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón. Mateo 6:19-21

Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.
Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas Mateo 6:24-34
Jesús, muy contrario a muchos “líderes” no enfatizó su ministerio en el dinero o en los recursos materiales, el demostró que el capital más importante de su ministerio eran sus discípulos y la demás gente. Por eso se dedicó por entero a ellos y a desarrollar su ministerio evangelístico y misionero.

En La Escuela de Jesús

Jesús como líder mostró que Él no haría su obra triunfante, en solitario Marcos 3:13-15 Dice que Él “subió al monte, y llamó a sí a los que él quiso; y vinieron a él. Y estableció a doce, para que estuviesen con él, y para enviarlos a predicar, y que tuviesen autoridad para sanar enfermedades y para echar fuera demonios.”

En su “Escuela de Liderazgo Práctico” tomó a rudos y vulgares pescadores, a cobradores de impuestos, a escritores, un médico, a mujeres de buena y de mala fama y los condujo a un crecimiento continuo, especialmente, en su vida de fe y entrega absoluta al propósito divino. Jesús no fue un ministro, al estilo, “llanero solitario” Él estableció un EQUIPO FUNCIONAL y le dio poder y autoridad para que desarrollaran TODO su POTENCIAL.

Jesús muy diferente a los “líderes vitalicios e inmortales” desde el comienzo de su ministerio impregnó en la mente de sus discípulos, que Él no permanecería físicamente “por siempre” con ellos. En Mateo 16:21 leemos: “Desde entonces comenzó Jesús a declarar a sus discípulos que le era necesario ir a Jerusalén y padecer mucho de los ancianos, de los principales sacerdotes y de los escribas; y ser muerto, y resucitar al tercer día.”

Un Equipo Es Mejor Que Un Hombre

Como LÍDER Jesús vislumbró con claridad, aún desde muy tierno, cual era su MISIÓN y EL TIEMPO que Dios le concedía para EJECUTAR su voluntad. JESÚS sabía eso y no se MOVIÓ en ningún momento, fuera del tiempo, para adelantarse o atrasarse, fue esa la razón que lo llevó a “llamar a los que Él quiso” enseñándonos de esta forma que “dos son mejor que uno” y que “Un Equipo Es Mejor Que Un Hombre”

Como líderes en AMIP nuestro afán no debemos concentrarlo en ser “mega famosos” ni en buscar multitud de seguidores, sino en desarrollar, con la guía del Espíritu Santo, líderes íntegros, sanos en la fe y en la doctrina, que dependan absolutamente de Dios en su llamado y ministerio, que estén comprometidos fielmente, hasta la muerte, con la causa eterna del Evangelio. Estos LÍDERES así, son y serán los instrumentos activos de Dios de este tiempo, parte del remanente fiel, que serán impulsados por el viento recio del Espíritu Santo, a las naciones del mundo para transmitir y “contagiar” de la gloria de Dios a miles y a millones.

Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén. Mateo 28:19-20

¡Existir No Basta, Hay Que Ser Cristiano!

JO Tejeiro R.

Yo conozco tus obras, que tienes nombre de que vives, y estás muerto. Apocalipsis 3:1

Nosotros creemos en el evangelio porque es poder de Dios para salvación, (Romanos 1:16) Este poder divino afecta al individuo en “todo su ser” es decir, espíritu, alma y cuerpo. (1ª Tes 5:23) Ser es propiedad esencial y fundamental de todo lo que es. Para que el ser sea considerado como tal, no basta existir. Una piedra existe pero no es. Para que el ser se vuelva realidad, es indispensable que tenga conciencia de su realidad y existencia. El ser más pleno es Dios: Yo soy el que soy. JHV en hebreo, es el nombre divino por excelencia, ya que le revela toda la plenitud del ser. Como la piedra muchos individuos existen, pero no son cristianos, tienen nombre de cristianos porque existen, pero no lo son. (Apocalipsis 3:1)

El poder de Dios afecta al Ser, primero espiritualmente al vivificar su espíritu que sin Cristo estaba muerto “en delitos y pecados”, (Efesios 2:1) lo afecta en su alma al liberarlo emocionalmente del temor, el odio, la condenación manifestada en una mala conciencia, etc.(Hebreos 2:15) Trayendo  al alma paz, confianza, fe, esperanza, amor y demás frutos del Espíritu Santo.(Gálatas 5:16-22)
Pero el poder de Dios afecta al Ser, también físicamente, pues lo que el hombre es por fuera, no es más que un reflejo de lo que este es internamente. (Marcos 7:21) El cuerpo del que padecía algún tipo de adicción experimentará un cambio visible. El endemoniado Gadareno tuvo un cambio visible, quien vivía desnudo, ahora estaba vestido y libre. (Mar 5:1-20)  Vienen a Jesús, y ven al que había sido atormentado del demonio, y que había tenido la legión, sentado, vestido y en su juicio cabal; y tuvieron miedo.

El poder de Dios, produce cambios reales y visibles. Este cambio es visible, en el hablar:
Efesios 5:19 manda: “hablando entre vosotros con salmos,  con himnos y cánticos espirituales,  cantando y alabando al Señor en vuestros corazones.” Efesios 4:25  Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros.

Este cambio es visible en el actuar: Santiago 2:14-26 dice: Hermanos míos,  ¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe,  y no tiene obras?  ¿Podrá la fe salvarle? y si un hermano o una hermana están desnudos, y tienen necesidad del mantenimiento de cada día, y alguno de vosotros les dice: Id en paz, calentaos y saciaos, pero no les dais las cosas que son necesarias para el cuerpo, ¿de qué aprovecha?  Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma. Pero alguno dirá: Tú tienes fe, y yo tengo obras. Muéstrame tu fe sin tus obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras. Tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen, y tiemblan. ¿Mas quieres saber, hombre vano, que la fe sin obras es muerta? ¿No fue justificado por las obras Abraham nuestro padre, cuando ofreció a su hijo Isaac sobre el altar? ¿No ves que la fe actuó juntamente con sus obras, y que la fe se perfeccionó por las obras? Y se cumplió la Escritura que dice: Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia, y fue llamado amigo de Dios. Vosotros veis, pues, que el hombre es justificado por las obras, y no solamente por la fe. Asimismo también Rahab la ramera, ¿no fue justificada por obras, cuando recibió a los mensajeros y los envió por otro camino? Porque como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta.

Este cambio es visible en el vestir. Todo individuo debe saber que al recibir a Cristo, Dios le otorga autoridad espiritual y también ropaje o vestiduras espirituales. Dios esperó encontrar a Adán vestido, pero él estaba desnudo, el diablo había logrado despojarlo de las vestiduras espirituales de inocencia y santidad, que tenía. Efesios 4:24 “y vestíos del nuevo hombre,  creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad.”
Efesios 6:11 Vestíos de toda la armadura de Dios,  para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo.
Colosenses 3:12 “Vestíos,  pues,  como escogidos de Dios,  santos y amados,  de entrañable misericordia,  de benignidad,  de humildad,  de mansedumbre,  de paciencia”
Colosenses 3:14 “Y sobre todas estas cosas vestíos de amor,  que es el vínculo perfecto.”
1 Pedro 3:3-5 “Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos,  de adornos de oro o de vestidos lujosos, sino el interno,  el del corazón,  en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible,  que es de grande estima delante de Dios. Porque así también se ataviaban en otro tiempo aquellas santas mujeres que esperaban en Dios,  estando sujetas a sus maridos”
Deuteronomio 22:5 No vestirá la mujer traje de hombre,  ni el hombre vestirá ropa de mujer;  porque abominación es a Jehová tu Dios cualquiera que esto hace.
Apocalipsis 16:15 He aquí,  yo vengo como ladrón.  Bienaventurado el que vela,  y guarda sus ropas,  para que no ande desnudo,  y vean su vergüenza.

  • Twitter

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 12 seguidores

  • Albums

  • Visitas

    • 49,081
  • Derechos Reservados

    Este material aquí escrito no puede ser usado con fines comerciales, sino exclusivamente para uso de edificación personal y para ayudar a otros. Nadie está autorizado para hacer fotocopias, o grabar o reproducir este material por algún medio existente con fines comerciales, sin el debido permiso del autor.